MIDO: UN SIGLO DEDICADO A LA ALTA RELOJERÍA

By | 16:09:00 Leave a Comment
Un recorrido por un siglo de historia de la relojería colmada de un dinamismo y creatividad que incluso al día de hoy parecen inagotables: esta es la imagen que Mido quiere transmitir a todo aquel que se detenga a dar un recorrido por los pasos que ha dado la marca de Swatch Group a lo largo de las diez últimas décadas.

Así es, la casa relojera, fundada en 1918 en Soleura (Suiza), celebra en 2018 su centenario haciendo gala de una alentadora vitalidad. 




Lo menos que cabe destacar es que, 100 años después de su fundación, la marca Swiss Made —que toma su nombre de la conjugación en primera persona del singular del verbo «medir», yo mido— se sigue sustentando en los cuatro pilares sobre los que ha conseguido construir su renombre internacional: diseños seductores y atemporales, una gran capacidad de innovación, movimientos precisos y fiables y una relación calidad-precio que se consolida de manera indiscutible como una de las mejores del mercado.

Unos pilares que permiten augurar un futuro radiante en un contexto en el que los apasionados de la alta relojería continúan dándose caprichos, pero racionalizando sus compras.

La prueba: algunas de las colecciónes de relojes automáticos, concebidos para durar, a las que se dio vida hace más de cincuenta años todavía figuran en los catálogos de Mido y atestiguan la perdurabilidad de modelos a través del tiempo sin envejecer, como en una renovación perpetua.

Un claro ejemplo de ello es la línea Multifort, que se presentó por primera vez en 1934 y continúa siendo una de las colecciones más destacadas

de la oferta Mido, al igual que la familia Commander, lanzada en 1959.

Por último, la colección Baroncelli, que celebró su 40 aniversario en 2016, y es una de las principales novedades reveladas con ocasión del aniversario de la marca.

No fue casualidad que en 1939 el relojero creara una mascota que más tarde se convertiría en su embajador: el robot Mido, Robi para los amigos. 




Este sonriente hombrecito de acero, que simbolizaba la robustez y la modernidad de los relojes Mido, ha contribuido durante muchos años al desarrollo futuro de la marca, siendo su simpático portavoz para la comunicación de los momentos clave en su historia: el lanzamiento de nuevos modelos, innovaciones, ampliación de los centros de producción, conquista de nuevos mercados, y mucho más. 





EL SECRETO DEL ÉXITO DE LOS RELOJES MIDO 


¿Qué secreto se esconde tras la vitalidad y el creciente éxito de Mido?

Estos factores son el resultado del afán original, desde 1934, por concebir únicamente relojes robustos dotados de diseños atemporales, sin la influencia de las tendencias y la moda.

En otras palabras, todo el esfuerzo y las inversiones de la empresa se destinan a conseguir una calidad inherente a los relojes producidos, dejando de lado los elementos superfluos. Han pasado 100 años desde la fundación de la empresa, pero este lema sigue predominando.

Para Mido, su principal embajador ha sido, es y será siempre el producto, ¡aunque sea Robi quien se encargue de la presentación!

Sin embargo, la atemporalidad de Mido no es sinónimo de necedad. ¡Nada más lejos de la realidad!

Cada referencia de su catálogo (pasado, presente y futuro) posee un carácter auténtico que hace de los relojes Mido piezas únicas e inconfundibles.

La filosofía de Mido fusiona la innovación, estética y funcionalidad. Valores que la marca comparte con los monumentos arquitectónicos de los que se inspira para ofrecer a sus colecciones un diseño muy meticuloso y atemporal. Una disciplina que, mediante la búsqueda de la harmonía y la coherencia de las elecciones efectuadas, demuestra su capacidad para perdurar en el tiempo.

Cada reloj Mido está caracterizado por la impresionante calidad de su concepción.

Fíjate en cualquier pieza del catálogo y obsérvala desde todos los ángulos. Podrás constatar una entusiasta atención a los detalles, muy poco común en este segmento de precios.

Ninguna característica de los relojes Mido es fruto del azar o una falta de minuciosidad: ergonomía, riqueza de los acabados, funcionalidad, etc.

Se trata incuestionablemente de una relojería de alta gama a un precio accesible. Con la misma dedicación que destina al diseño de sus colecciones desde hace 100 años, la marca suiza las equipa con movimientos que combinan precisión, innovación y robustez.

Con el propósito de ofrecer los mejores relojes del mercado, Mido envía su Multifort, ya en el año 1930, a Electrical Testing Laboratories Inc. (Nueva York, EE. UU.) para validar la hermeticidad y la resistencia.




Entrada más reciente Entrada antigua Página Principal
Niguel Archibald. Con tecnología de Blogger.