El café como el protagonista de todo

By | 13:22:00 Leave a Comment
En las cafeterías de especialidad el café es el protagonista de todo.

Diciembre de 2015. Las cafeterías han evolucionado, cada vez existe más cultura de café, hay más conciencia por la calidad del grano y técnicas de preparación. Hay una transformación y una tendencia de consumo, las cafeterías clásicas siguen existiendo, pero hoy, el consumidor demanda barras de especialidad.
 
Hay varias implicaciones que se deben tomar en cuenta si decide emprender un negocio de café. "Una cafetería puede demandar mucho tiempo, sobre todo al inicio. Debe estar dispuesto a hacer números y llevar un orden contable e inventarios, pero sobretodo, debe estar dispuesto a innovar y a aprender". Comenta Sylvia Gutiérrez, socia fundadora de MUCAFE.
 
"Una de las claves del éxito de un negocio de café es tener claro el concepto de cafetería que se quiera poner y dependiendo de la zona que se ubique se podrá determinar si desea una cafetería clásica o una cafetería especialidad." Continuó Gutiérrez.
"Una cafetería clásica es un espacio donde el café es sólo una bebida más de la carta, cuyo aroma y sabor no es relevante. El personal funciona con una capacitación básica, el costo no es elevado y no cuenta con la mejor calidad de café. La preparación del café es similar, pero hay prácticas dentro de las cafeterías clásicas que no son muy ortodoxas, algunas muelen todo el café para espresso en detrimento a la frescura, otras reutilizan el café que ya utilizaron para preparar una nueva bebida o bien, no limpian la lanceta para espumar la leche y no tienen una filosofía de enseñar al cliente sobre su café" Agregó Gutiérrez.
 
"En las cafeterías de especialidad, el café es el protagonista de todo, hay tuestes, orígenes, procesos, métodos de preparación, el café siempre lo prepara un barista, buen servicio al cliente, y su café es de especialidad. Y cuenta con accesorios y diferentes métodos de extracción" Finalizó Gutiérrez.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal
Niguel Archibald. Con la tecnología de Blogger.